martes, 9 de noviembre de 2010

Un perdón póstumo para Morrison

por Pablo Sieira 
A 39 años de su muerte, Jim Morrison podría ser perdonado por el delito de "indecencia pública" por el que fue procesado y hallado culpable. El indulto podría ser solicitado en los próximos días por el gobernador de Florida, Charlie Crist, quien atendería así al reclamo de los fans del "Rey Lagarto", fallecido el 3 de julio de 1971. El hecho tuvo lugar durante un concierto en Miami en 1969, donde un Morrison ebrio y algo pasado de drogas le enseñó su pene a la audiencia, según concluyó la Justicia, aunque él y algunos de los que asistieron a ese recital lo negaron.


El subsecretario de prensa de Florida, Chris Cate, confirmó a una agencia de noticias internacional que "el gobernador está considerando (pedir) la clemencia". Según Cate, "el 9 de diciembre es la última audiencia de clemencia" antes que concluya el mandato de Crist y "será la última oportunidad para solicitar"  clemencia para Morrison. Sólo el gobernador puede presentar la declaración ante un cuerpo de cuatro miembros que integran el propio mandatario y otros tres funcionarios de Florida que deben votar por mayoría, explicó el portavoz.
El hecho tuvo lugar en el Coconut Groove, durante uno de los últimos recitales de la banda californiana que revolucionó la escena rock defines de la década de 1960. Morrison no sólo llegó tarde a esa presentación, sino también bebido y con todos sus sentidos expandidos al mango. Una vez en el escenario, y luego de entonar los primeros pasajes de "Touch me", el cantante barbado y barrigón arengó al público con su retórica provocativa. En medio de la excitación de la audiencia, comenzó a manosear su entrepierna y, de acuerdo a la causa, exhibió su miembro.
La situación se desmadró y Morrison acabó en los tribunales, donde se lo encontró culpable de exhibicionismo y profanación de la moral pública. La defensa del cantante apeló la sentencia pero no logró despegar a su cliente del escándalo y todo lo que pudo hacer fue pagar una fianza para extender su período de libertad antes de ir preso. Para retrasar la condena, la voz de The Doors se mudó a París, donde murió el 3 de julio de 1971. No obstante, el hecho contribuyó a la idealización del "Rey Lagarto" como el cultor de los excesos más grande de la historia del rock.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Y vos qué creés?