lunes, 23 de agosto de 2010

"Highway 61 Revisited": la piedra rodante del rock

por Pablo Sieira
Resulta casi imposible entender musicalmente la década de 1960 sin Bob Dylan. Si bien discos célebres como "The Freewheelin' Bob Dylan" o "Blonde on Blonde" lo colocaron en el altar de los intocables del rock, fue "Highway 61 Revisited" (1965) la obra en la que resumió de manera brillante el folk social-político, el blues y la poesía extravagante, un cóctel que definiría a casi todo y todos los que llegaron después. El disco abre con la inmaculada "Like a Rolling Stone", cuyo título bien podría definir al álbum entero como un trabajo sólido que rodó, desafiante y hermoso, por toda la historia de la música contemporánea dejando su estela.

Además de su perfil político y su militancia por los derechos civiles, Dylan se caracteriza por la fuerza de su poesía plena de contenido social y de imágenes que pendulan entre la desesperanza y la belleza. Todos estos son atributos de los que goza "Highway 61 Revisited", el disco que le otorgó este artista lo último que le faltaba para posicionarse en el escalón más alto del podio del folk a nivel mundial. A esto hay que agregarle que éste, su sexto trabajo de estudio, también acabó por convertirlo en un símbolo cultural de una época escencial para el futuro de Estados Unidos.
A pesar de las críticas que recibió tras su lanzamiento, porque mostraba a un Dylan más eléctrico, alejado de su clásica guitarra acústica solitaria que tanto gustaba a quienes sólo querían oir en él a un músico folk, "Highway 61 Revisited" fue aceptado, con el tiempo, como uno de los trabajo más importantes del cantante oriundo de Minnesota. Su nombre lo debe a la carretera por la que Dylan tomó para trasladarse desde esa ciudad a la de New Orleans, donde se alimentó del jazz y el rythm and blues.
El disco abre con "Like a Rolling Stone": más que un himno, una institución del rock. Su característico riff de órgano, proporcionado por Al Kooper, y su letra irónica la convirtieron en una de las canciones más trascendentes de la música contemporánea. En sus más de seis minutos de duración, esta poesía rítmica narra historias sobre sujetos que se creyeron exitosos y autosuficientes hasta que cayeron en la desgraciada soledad. "Cómo se siente estar por tu cuenta, sin dirección a casa, como un completo desconocido, como una piedra rodante", pregunta Dylan con su voz burlona en cada estribillo. Tiempo más tarde del surgimiento del tema como single, Bruce Springsteen comentó acerca de la primera vez que lo oyó: "Ese golpe de caja al principio de la canción sonaba como si alguien abriera de una patada la puerta de tu mente". La canción fue versionada por artistas de la talla de Jimi Hendrix, Rolling Stones, Bob Marley & The Wailers y David Bowie.
Entre las mejores piezas del disco se encuentra también "Highway 61", donde se percibe fácilmente lo que Dylan mamó durante su estadía en New Orleans. "Desolation Row", la última canción del álbum parece salida de otro lado. Aquí se exhibe un ritmo de trova épica con una letra en la que desfilan imágenes surrealistas que incluyen a personajes como Cenicienta, Caín y Abel, Albert Einstein, Robin Hood, el Jorobado de Notre Dame, Ofelia y El Fantasma de la Ópera. Son 11:23 minutos de fantasía caótica para escuchar en paz.
Esa compilación de figuras históricas y literarias también tiene lugar en "Tombstone Blues", aunque armonizada por una guitarra country precisamente colocada por Mike Bloomfield. Otro tema destacado es "Just like Tom Thumb's blues", en la que asoma la característica protesta de Dylan contra la injusticia, ya sea humana o divina.
Cierto es que escuchar a Bob Dylan puede resultar pertubardor en un principio para quienes no estén acostumbrados a los cantantes poco convencionales vocalmente y más aún para aquellos que crean que la década de 1960 a The Beatles, The Doors y Hendrix. Sin embargo, basta con recordar que todos ellos se vieron en algún punto influenciados por el talento dylaniano, así como las bandas que importaron su estilo a la Argentina, como Sui Generis. Por eso, junto a "The Freewheelin...", "Highway 61 Revisited" es el disco que mejor resume a Bob Dylan: un desborde de genio y talento para disfrutar lentamente.

Foto 2: artespain.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Y vos qué creés?